Híbridos Echinopsis/Lobivias/Trichocereus…

Hoy vamos a hablaros de los Echinopsis/Lobivias/Trichocereus… Y cómo creamos en Cactus MJ nuestros híbridos:

Lo primero que vamos a contaros es cómo cuidarlas:
-Estas plantas admiten un cierto grado de sustrato orgánico, pues son buenas “comilonas” y en la época de crecimiento, les gusta bastante el agua.
-Soportan muy bien los períodos de sequía y necesitan de un reposo invernal frío, para florecer adecuadamente.
-No son especialmente delicadas con el sol directo y desarrollarán una espinación más fuerte, si las colocamos en una posición soleada.
-Son plantas amantes de la luz y sin una buena exposición solar, es difícil que florezcan.
– En general, son plantas sencillas de mantener, seguramente en más de una ocasión habéis visto el típico Echinopsis multiplex en alguna terraza, con sus grandes florones blancos. De éste, se han sacado infinidad de híbridos.

Estas plantas, son conocidas especialmente por sus flores espectaculares y de gran tamaño en la mayoría de los casos.

También son conocidos por ser unos de los cactus más resistentes, sobre todo al frío seco, pero la característica principal que nos interesa de estos géneros en Cactus MJ, es que se pueden mezclar entre sí y se pueden crear nuevos híbridos, algunos espectaculares.

Existe una variedad enorme de híbridos creados. Algunos, por sus especiales características, tienen nombre propio y son clonados para obtener nuevamente la misma planta, con su correspondiente flor de idénticas características.

El proceso para obtener un híbrido nuevo, suele ser bastante largo. Primero buscamos dos plantas cuyas características queramos mezclar, para tratar de buscar una forma concreta, un tamaño o fijar un color de flor.

Seguidamente al proceso de polinización, que realizamos de forma manual y controlada, hay que esperar la formación de los frutos, que no siempre se produce. Una vez los frutos han madurado, se recolectan las semillas, que sembramos en invierno en el interior de casa y comprobar que las semillas son viables, pues en muchos cruces, tampoco lo son.

La siembra se lleva a cabo durante el invierno, bajo condiciones de luz y temperatura controladas en interior. De esta forma, nos aseguramos de que alcancen un tamaño aceptable, ya que su segundo año de vida lo pasarán fuera, a cubierto, soportando temperaturas de -12 grados y 6 meses sin recibir una sóla gota de agua.
Con nuestro sistema de cultivo, las plantas tardan mucho tiempo en llegar al tamaño de floración, pero nos aseguramos de que sean capaces de aguantar las duras condiciones de nuestro clima.

Con suerte, en el mejor de los casos, será durante el tercer año cuando estas florecerán y veremos si hemos conseguido los objetivos que andábamos buscando.

Como veis el proceso hasta obtener una nueva planta, lleva unos 4 años en total. Es un proceso largo, en el que hay que cuidar bien las plantas, pues si no alcanzan un buen tamaño, no florecerán.

Una vez hemos visto la floración de nuestras plantas, las seleccionamos y es entonces cuando podemos poner la foto de la flor que hace esa planta determinada, de cara al público.